Bartolomé Rodillo se refiere a la estrategia que desarrolla la industria de la robótica en Corea del Sur

Bartolomé Rodillo se refiere a la estrategia que desarrolla la industria de la robótica en Corea del Sur

Fuente: https://www.bcn.cl/observatorio/asiapacifico/noticias/estrategia-desarrollo-robotica-corea-del-sur

Fuente: https://www.bcn.cl/observatorio/asiapacifico/noticias/estrategia-desarrollo-robotica-corea-del-sur

A través de la creación de un ecosistema de innovación abierta, el país asiático se encuentra fomentando la expansión de la oferta y la demanda de robots que permita no solo aumentar la cantidad de pequeños y medianos robots, también diversificar su uso. Se espera que para el año 2022 se inviertan más de seis mil millones de dólares.

POLITICAS PUBLICAS ASIA PACIFICO / 08 Octubre 2019

El Ministerio de Comercio, Industria y Energía de Corea del Sur lleva adelante desde 2014 una estrategia para el desarrollo de la robótica, dividida en dos planes de cuatro años de duración. Aunque plantea un enfoque especial en potenciar los cobots -robots colaborativos- se orienta a impulsar el conocimiento, el modelo de negocios y el mercado, que redunde en la formación de un ambiente apto para que la robótica crezca y amplíe sus horizontes. Más detalles de esta iniciativa, en la siguiente nota.

Potenciar la robótica desde su valor colaborativo

La automatización y la robótica están dentro de las grandes decisiones del país asiático, al punto que podría aumentar aún más la cantidad de robots pequeños y medianos. Esto gracias a una inversión de más de seis mil millones de dólares que realizará el gobierno coreano y, que según un reporte de Business Korea, podría generar ganancias de 46 millones de dólares para 2025.

Tal inversión, más que una puesta en circulación de financiamiento, es una medida orientada a respaldar a organizaciones académicas y de investigación que trabajen en conjunto con empresas privadas. Se trata de una operación de promoción agresiva que potenciará el trabajo de las industrias que utilicen robots en sus procesos de producción, pero que también fabriquen robots colaborativos, conocidos también como cobots. Este tipo de robots, son creados para interactuar físicamente con otros trabajadores y, como su nombre lo dice, aportar desde una perspectiva colaborativa, esto es, que ayude en las tareas de otros operarios. Según el mencionado informe, el apoyo a los cobots se explica no solo por las cuantiosas sumas de dinero que se esperan de sus ventas, sino por la posibilidad de ampliar la variedad de negocios industriales, incluso de evitar que la producción a gran escala se traslade a países con mano de obra más barata.

Estrategia de desarrollo que va en una segunda fase

El apoyo que brindará el gobierno a la industria robótica se expresa en la “Estrategia de Desarrollo de la Industria de Robots Inteligentes” (Sic) dirigida por el Ministerio de Comercio, Industria y Energía. En un documento explicativo del propio ministerio, se explica que esta estrategia además de buscar un aumento en la oferta de robots, también se propicia un incremento en la demanda. Con esto no solo se asegura la robotización de la manufactura, sino también de la industria de servicios.

De tal manera, informa que la relación entre compañías de una misma industria, o entre industrias, genera un proceso de competencia integral, que redunda en la creación de un ecosistema donde las redes convergen en la creación de nuevos mercados, pero también en el fortalecimiento de recursos humanos preparados para asumir los desafíos en robótica, lo que a su vez en el plazo de cuatro años que dura este plan estratégico generaría nuevas plazas de empleo para quienes se capaciten en el área.

Sin embargo, uno de los elementos interesantes de esta estrategia es que no es nueva. A partir de abril de 2009 comenzó su segundo plan de desarrollo. El primero, llevado a cabo entre 2014 y 2018 tuvo entre sus ejes centrales la incorporación de los robots en la industria manufacturera, además de propiciar la colaboración con instituciones y compañías internacionales, a modo de aprender y a la vez preparar el terreno para que en el futuro los robots surcoreanos tengan acceso a nuevos mercados.

El éxito de este tipo de estrategia es analizado por JinHyo Joseph Yun junto a otros autores, en un artículo sobre las relaciones entre tecnología y modelos de negocios en la industria de los robots. JinHyo sostiene que la clave ha sido la combinación dinámica de tres elementos: desarrollo tecnológico, modelo de negocio y apertura de nuevos mercados. Todos ellos, en su opinión, más que apuntar al auge de determinados tipos de industrias -en el caso de Corea del Sur ha sido a la de automóviles- ha contribuido al desarrollo de una economía basada en el conocimiento.

Precisamente este ha sido uno de los objetivos principales de la estrategia, es decir, la creación de un ecosistema industrial abierto que atraiga nuevas inversiones, pero también que propicie la transformación de las compañías en actores que jueguen un papel clave en el desarrollo de robótica, ya sea en su aporte a la manufactura, o en la participación de proyectos de investigación y desarrollo que sean estratégicos para el posicionamiento de las industrias coreanas.

Posibilidad de una estrategia de innovación tecnológica en nuestro país

En relación a la realidad chilena y la posibilidad de potenciar el desarrollo de la robótica con una estrategia nacional, Rocío Fonseca, gerenta de innovación de Corfo, quien a su juicio en nuestro país ha habido avances significativos en construir una estrategia de innovación. “Muestra de ello es la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación. Dentro de la misma ley se genera un sistema nacional de innovación que principalmente está compuesto por tres actores, donde está el propio Ministerio, la Corfo y el Ministerio de Educación. Efectivamente a través de la ley que genera el Ministerio de Ciencia y Tecnología, se deja en claro cuáles son los roles de cada uno para impulsar la innovación y el emprendimiento tecnológico en Chile”, señaló.

En relación al rol que cumplen las empresas en este esquema de desarrollo, agregó que es una de las piezas fundamentales, pero que es necesario que haya coordinación entre actores. “No es que ninguno vaya a tomar solo la innovación, esto es importante para hacer sinergia y no duplicar esfuerzos. En ese sentido, dentro de Corfo y específicamente la gerencia de innovación, estamos trabajando todo lo que tiene que ver innovación empresarial, fomento productivo y desarrollo tecnológico para mejorar la competitividad del país, pero sí o sí tenemos que trabajar en conjunto entre estos órganos que componen este sistema porque es la única manera de avanzar más aceleradamente lo que hemos venido haciendo de trabajar con la educación superior. Están todos conectados a modo de trabajar con las empresas, viendo como ampliar las áreas de los nuevos profesionales, desarrollar nuevas ciencias de acuerdo a las tendencias del futuros. Todo esto se conecta con el fomento productivo”, agregó.

Por su parte, Ricardo Doberti, ingeniero en biotecnología e investigador en políticas públicas de ciencia y tecnología, considera que es muy importante tener una estrategia de largo plazo. “Permite planificar y medir respecto de los planes de acción. En ciencia y tecnología esto es aún más importante, ya que muchas de las tecnologías disruptivas tienen tiempos de desarrollo que superan lo que son los años de las presidencias, entonces si no tenemos un plan a largo plazo que esté unificado en todos los sectores de la política, se termina poniendo fichas en proyectos que son de corto plazo y truncando iniciativas que podrían tener algún retorno pero que son de alto riesgo, especialmente considerando que el Estado en ciencia y tecnología es el único actor que puede poner una espalda lo suficientemente estable como para investigar y desarrollar tecnologías de frontera”, explicó.

En la misma línea, Bartolomé Rodillo, representante de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información A.G (ACTI) y Presidente del Consejo de Especialidad Industrial del Colegio de Ingenieros de Chile, además de miembro permanente de la Mesa Público Privada de Robótica, se refirió a la importancia de una estrategia para el desarrollo de la robótica. “Todo lo que tenga que ver con automatización requiere de un eje central que permita el desarrollo de procesos y de la productividad”, sostuvo.

Asimismo, agregó que el desarrollo de una estrategia contribuye en la creación de oportunidades laborales. “Permitiría incluso el desplazamiento de mano de obra barata a puestos que agreguen mayor valor, pero que esto vaya acompañado de la creación de nuevos puestos de trabajo, ya que no sacamos nada con capacitar a personas que no van a encontrar espacios para desempeñarse. Por eso es importante la planificación en el largo plazo, para que las personas puedan capacitarse de acuerdo a una estrategia y ocupar los puestos que hoy no existen. En el caso de la robótica, pensada en el largo plazo, nos va a permitir generar movilidad laboral, pero también nuevos servicios que hoy no tenemos la capacidad de brindar”, sentenció.