Columna del presidente del Colegio de Ingenieros de Chile, Arturo Gana: Post pandemia, ingenieros a la primera fila

Columna del presidente del Colegio de Ingenieros de Chile, Arturo Gana: Post pandemia, ingenieros a la primera fila

La pandemia ha hecho distinta y compleja la conmemoración de la fecha en que los ingenieros recordamos el aporte de nuestra profesión al desarrollo de Chile. Como Colegio, estamos preocupados del país en las circunstancias actuales: Los ingenieros estamos de pie, cesantes muchos, en precarias condiciones otros y luchando para salir adelante en la adversidad como siempre lo hemos hecho. Ahora nos tocará salir desde nuestros encierros obligados a hacer funcionar la maquinaria productiva, de servicios, infraestructuras, tecnologías avanzadas que Chile requiere asumir y estudiar los nuevos desafíos.

Les transmito un mensaje de esperanza y la importancia de los trabajos bien hechos, el rigor de la ingeniería chilena que nos ha dado fama internacional y la verdadera ética. Hoy la medicina y sus disciplinas asociadas son clave, una vez que logremos superar la pandemia, será la ingeniería la que estará en primera fila para echar a andar el país. Miles de ingenieros desde Arica a Punta Arenas, repartidos en todas las zonales de nuestro país. Los llamo a asumir el tremendo desafío que se nos viene de levantar Chile. Y no estaremos solos: la ingeniería articula equipos de trabajo con técnicos y especialistas, llevando adelante objetivos claros, sin miedo a ensuciarse los zapatos.

Pasado y futuro

El Colegio de Ingenieros de Chile ha entregado al país tres Presidentes de la República: Jorge Alessandri Rodríguez, Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Sebastián Piñera Echenique. Ministros, empresarios, funcionarios públicos y emprendedores son ingenieros de las más diversas especialidades. Como gremio, tenemos más de sesenta años de existencia. Aprovecho de hacer un homenaje a todos los ingenieros que han colaborado con la construcción del Chile que tenemos.

Filosofía del futuro: estamos saliendo de un periodo mundial donde el individualismo y el crecimiento eran lo que más importaba, con altísimos costos humanos. Hoy estamos ante un cambio de paradigma, tal como lo mencionó el ministro de Economía, ing. Lucas Palacios, durante la jornada inaugural del Día de la Ingeniería: “Esta crisis nos ha mostrado lo débiles y necesitados que somos los unos de los otros, por lo que a futuro deberemos refundar una economía de mercado con las personas como centro”. Hoy, en el Colegio de Ingenieros, distintos especialistas nos están mostrando temas asombrosos que no están en el cotidiano.

Calidad de la ingeniería chilena

Reconocida es la calidad de nuestra ingeniería en el extranjero y así lo constatamos en instancias como el Congreso de la Confederación Panamericana de Ingeniería Mecánica, Eléctrica, Industrial y Ramas Afines (Copimera), el encuentro de presidentes de Colegios de Ingenieros en Río de Janeiro, al que asistieron 18 países hispanos y lusitano parlantes, y en la firma de un convenio de colaboración entre los presidentes de los Colegios de Ingenieros de México, Colombia, Perú y Chile, en el marco de la Alianza del Pacífico. En aquellas ocasiones recibimos una potente imagen de nuestra ingeniería. No olvidemos también que cada terremoto en Chile ha dejado al mundo asombrado con la resiliencia que hemos construido con años de investigación y trabajo.

Modernización del Colegio de Ingenieros

Finalmente, quiero hacer énfasis en el proceso de modernización tecnológica y de infraestructura que ha vivido y está viviendo nuestra institución. El Plan de Desarrollo Colegio de Ingenieros (PDCI) que nos está permitiendo proyectarnos hasta el año 2025 y más. Complementario a ello, tenemos el conocido Proyecto País, que lleva décadas pensando el Chile del Futuro. Creamos la Red de Mujeres Ingenieras, estamos en la modernización de los reglamentos y estatutos que nos rigen y vemos un futuro promisorio para la ingeniería chilena. Estamos adaptados a la transformación digital que ya no es optativa ni visionaria, es necesaria y está en nuestro presente. Seguiremos cumpliendo con nuestra misión: contribuir al desarrollo del país, al avance de nuevas tecnologías, participando en los ámbitos técnico, económico, social y ambiental, promoviendo la formación, investigación y la aplicación ética en la ingeniería, actuando como referente gremial en apoyo a sus asociados y a la sociedad. No es fácil, pero estamos todos convocados.

¡Ingenieros de Chile, el futuro es nuestro!