Día Mundial del Agua

Publicado en 22/3/2016

Hoy, 22 de marzo, se celebra el Día Mundial del Agua según se acordó en la Conferencia “Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD)” de Río de Janeiro en 1992. El objetivo de conmemorar este día es destacar la relevancia de los recursos de agua dulce para la población y la economía, y de este modo, definir responsabilidades en la gestión sustentable de este recurso que se torna día a día más escaso.Cada año, el Día Mundial del Agua destaca un aspecto particular relacionado con el agua; en esta oportunidad el tema elegido es “Agua y Trabajo”, el lema “Mejor agua, mejores trabajos”.

Bajo esta mirada podemos establecer la relevancia de este recurso, no sólo como fuente de vida, sino también como espacio de empleo, siendo utilizado en diferentes áreas tales como: infraestructura, abastecimiento de agua potable y tratamiento de aguas residuales, o bien, en agricultura, pesca, salud, energía, entre otros, contribuyendo de este modo al desarrollo de las naciones y a mejores condiciones de empleo.

Desde hace ya varios años se observa un crecimiento sostenido de la extracción de agua dulce a nivel mundial que equivale a un incremento del 1% desde la década de los 80’, el que va en aumento. Debido a esta escasez, hoy el 40% de la población mundial se ve aquejada por esta situación.

En Chile el agua dulce es un recurso utilizado para abastecer de agua para la bebida a la población y en actividades agrícolas, mineras, industriales, de generación de energía y, en general, en la totalidad de las actividades económicas del país, por lo que resulta prioritario diseñar e implementar políticas destinadas asegurar su disponibilidad actual y futura. Sin embargo, el escenario no es muy alentador: durante los últimos años gran parte del país ha enfrentado una severa escasez hídrica debido, entre otras causas, a la disminución de las precipitaciones y a un desplazamiento significativo de la isoterma cero. La zona norte recibe entre 10 y 20 mm de precipitaciones anuales, en la zona central las precipitaciones no son superiores a los 500 mm y si bien el sur de nuestro país podría paliar esta carencia, su situación no es suficiente para revertir el actual déficit, que supera el 30%.

Actualmente se encuentra en proceso de discusión en el poder legislativo un proyecto de reforma constitucional con miras a consagrar el agua como un bien nacional de uso público e instituir el derecho humano al agua y el saneamiento como un derecho humano fundamental según lo aprobado por la resolución 64/292 de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Por su parte, la Política Nacional para los Recursos Hídricos plantea la necesidad de introducir cambios importantes en el actual Código de Aguas, en particular en materia de constitución, temporalidad, ejercicio y causales de extinción de los derechos de aprovechamiento de aguas y de fortalecimiento del rol del Estado y de las organizaciones de usuarios.

Adicionalmente, propuestas dirigidas a educar a la población en el ahorro de este recurso, implementar sistemas de riego tecnificadoeincrementar el tratamiento y reutilización de las aguas servidassin duda contribuirán a mejorar la disponibilidad y adar sustentabilidad al aprovechamiento de los recurso de agua dulce del país.

Julio Monreal U.
Presidente Comisión de Medio Ambiente
Colegio de Ingenieros de Chile A.G