fbpx

«Resiliencia de los activos inmobiliarios en tiempos de crisis», columna de María Luisa de la Maza

«Resiliencia de los activos inmobiliarios en tiempos de crisis», columna de María Luisa de la Maza

La pandemia es, sin duda, unos de los mayores desafíos globales con impacto en nuestras vidas cotidianas. Es perceptible, altera nuestras rutinas diarias y nos obliga a tomar medidas, a veces extremas, para prevenir el contagio. Su alcance llega también a ámbitos no tan masivos, como el mundo de las inversiones, donde las personas están tomando decisiones en un contexto de alta incertidumbre.

Cada vez escuchamos más conceptos como renta residencial o multifamily, que son edificios habitacionales destinados 100% al arriendo y que suelen tener un operador o empresa especializada que se encarga de la administración de todos los arriendos y que ofrece, además, algunos servicios como lavandería, co-work, gimnasio entre otros, que atraen al arrendatario.

Si bien en Chile es un fenómeno relativamente reciente, la renta residencial es un negocio consolidado en España, Inglaterra y Estados Unidos. En España, por ejemplo, cerca de un 40% del mercado está conformado por este tipo de edificios. En nuestro país, pese a haber llegado hace unos pocos años, hay ya cerca de 60 edificios en esta modalidad y al 2022 se proyecta superar los 100. Según el Informe 2020/3T de Renta Residencial que elabora BDO, hay en el Gran Santiago 12.744 unidades disponibles en Edificios Multifamily en 13 comunas de Santiago y con una ocupación total de 86,7%. Con todo, cada trimestre se está incorporando al stock, aproximadamente 600 departamentos bajo esta modalidad, lo que da cuenta que es una tendencia que llegó para quedarse.

¿Qué explica el auge de la renta residencial? Es un modelo atractivo para los inversionistas, que aprovechan las buenas tasas de interés, además son activos que han alcanzado buenos rendimientos en esta crisis, a lo que se suma el subsidio de arriendo que entrega el Estado a través del Minvu. Si bien hay rotación, los departamentos son arrendados nuevamente con facilidad a otras personas. Además, esta modalidad incorpora en el diseño del edificio o condominio terminaciones que facilitan su buena mantención a lo largo de tiempo, asegurando la rentabilidad y plusvalía.

Una derivación del modelo de renta residencial es cuando se mantiene la administración centralizada y profesional de los arriendos, sin embargo, se venden las unidades de departamento a distintos inversionistas, este es el llamado B2R (Built to Rent) o D2R (Diseñado para Renta).

En resumen, invertir en activos inmobiliarios y particularmente en renta residencial en tiempos de crisis es apostar por la resiliencia de estos activos ante la incertidumbre.

María Luisa de la Maza

maria_luisa_maza_red

Presidenta Zonal Metropolitano

Colegio de Ingenieros de Chile

Socia y gerente general GrupoActiva