Últimos Avances en la Tecnología de Iluminación y sus Efectos en las Personas

Últimos Avances en la Tecnología de Iluminación y sus Efectos en las Personas

¿Sabe qué iluminación necesita, o cuál es la correcta según la actividad que realiza? La iluminación no es algo trivial, aunque todos la usamos habitualmente, puesto que la luz tiene efectos visuales, biológicos y emocionales en todas las personas, aspectos que optimiza la iluminación centrada en el ser humano, ya que la iluminación influye por ejemplo en el ritmo circadiano, el ánimo, la agudeza visual, la atención y la productividad, entre otros aspectos relevantes.

De esto se trató la Charla-conversación del viernes 4 de agosto organizada por la Comisión de I+D+I y la Comisión de Telecomunicaciones, específicamente de los “Últimos Avances en la Tecnología de Iluminación y sus Efectos en las Personas” realizada por Erwin Plett, doctorado del Karlsruhe Institute of Technology de Alemania, con post doctorado en energías en la University of Wisconsin-Madison en Estados Unidos, miembro de la Human Centric Ligting Society, HCLS, director de Alfa Lux en Chile y Coordinador del Comité de Eficiencia Energética de la Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros de Chile A.G.

“No da lo mismo, si ocupamos una luz para trabajar o para descansar, puesto que los estados fisiológicos de alerta de las personas en actividades laborales o de descanso son distintos. Para ver bien, las personas requieren de una densidad de luz que se mide en “lux”, que son los lumen en cada metro cuadrado de superficie. En Chile la norma exige 300lux para superficies de trabajo en labores simples, sin embargo, en muchos casos no se cumple. Con tecnología LED de última generación, se pueden lograr interesantes ahorros económicos y ecológicos, ya que esta tecnología cuando es de punta genera hasta 73% de luminosidad y sólo 27% calor”, precisó Erwin Plett.

El ser humano funciona y se regula con las señales que obtiene de la luz y que calibran los distintos relojes biológicos de las personas: son los biorritmos anual, mensual y diario (ritmo circadiano). La iluminación es crucial para las personas porque más del 70% de todos los sensores que tiene el cuerpo humano se concentran en los ojos y sirven para la visión, con lo que diariamente este sentido es el que más información transmite al cerebro para la realización de tareas y coordinación de todas sus funciones corporales.

Para maximizar tanto el bienestar de las personas, como su capacidad productiva, es crucial redefinir qué calidad de luz necesitan para determinadas actividades diarias. “Las personas son individualmente diferentes en sus sensibilidades lumínicas y éstas cambian con la edad. Existe una calidad óptima de iluminación, significa que para trabajar eficientemente se necesita “luz de día” y para descansar se requiere de la “luz del atardecer o del amanecer”. Se requiere utilizar luminarias LED de 6.500K (K o grados Kelvin), luz fría, para trabajar eficientemente y 3.000K, luz cálida, para descansar. Si quiere acción, debe subir la temperatura de la luz, y si quiere relajarse, debe bajar los Kelvin, porque así varía diariamente la iluminación solar por millones de años, y por lo tanto debe ajustarse la calidad de luz artificial al tipo de actividad. La iluminación debe ser dinámica acorde a las necesidades humanas, además debe ser eficiente y automatizada para ser sustentable y económica”, explicó Plett.

El uso del concepto de iluminación inteligente en Chile es aún incipiente, en tanto países líderes en esta materia son Europa y EEUU. “Por la significancia económica se verá una rápida penetración de esta moderna tecnología lumínica en Chile, optimizada por sistemas de automatización y control inteligente (domótica), aprovechando más adelante también el desarrollo del “Internet de las cosas” (internet of things, IOT). Las personas funcionamos bien sólo con luz natural, pero al usar la calidad de luz artificial equivocada, se produce un “jet lag social” perturbando el ritmo circadiano. Cuando se diseña un proyecto de iluminación, lo óptimo es simplemente imitar la naturaleza” concluye el experto. Ya sabe, asegúrese de estar utilizando la luz correcta, según la actividad que está realizando.

Fuente: www.alfalux.eu