Usos de la energía y eficiencia energética abren el cuarto encuentro del Mes de la Energía

Usos de la energía y eficiencia energética abren el cuarto encuentro del Mes de la Energía

El Proyecto de Ley de Eficiencia Energética busca institucionalizar el concepto de eficiencia energética a nivel de instituciones estatales para impulsar la sustentabilidad, y principalmente entre los grandes consumidores energéticos, a los que se les obligará finalmente a hacer gestión de energía.

En pleno desarrollo se encuentra el Mes de la Energía del Colegio de Ingenieros de Chile, que abordó los usos de la energía y la ley de eficiencia energética con la urgencia que demanda, fortalezas y limitaciones con Paz Araya, investigadora del Centro de Energía de la U.de Chile; junto al abastecimiento y usos energéticos de BHP con Christian Clavería, Gerente de Energía de BHP; Cogeneración y Trigeneración en el sector manufacturero con Moritz Kopcke CEO Kraftwert-SES y Eficiencia Energética, herramientas de resiliencia y mitigación del cambio climático con Mónica Gazmuri Gerente General Anesco Chile A.G.

¿Por qué hablamos hoy de eficiencia energética?

El actual gasto excesivo generalizado de energía lo estamos pagando caro y con escasas divisas, y generamos problemas de salud y medioambientales severos. La nueva Ley de Eficiencia Energética será un instrumento legal que pretende contrarrestar esta falta de racionalidad en materia de uso de la energía. En esta línea, Paz Araya, investigadora del Centro de Energía de la U. de Chile analizó la urgencia de una ley de EE, el proyecto de ley, impactos de la regulación en EE: derribando mitos, elementos pendientes del proyecto de ley y los resultados del proceso participativo de la Ley de Eficiencia Energética. “Existe una estructura recomendada de políticas de eficiencia energética que pasa por la la definición de esfuerzos y gobernanza con la generación de una institucionalidad adecuada, planes de largo plazo y metas, marco regulatorio, financiamiento permanente. Además de las medidas de fomento con incentivos financieros, desincentivos, programas de gestión y auditorías, generación de información y las herramientas de implementación con asistencia técnica, protocolos, guías y manuales de apoyo, capacitación, networking y difusión de tecnologías”, precisa la académica.