50 años de energía nuclear en Chile

El próximo 16 de abril la Comisión Chilena de Energía Nuclear, CCHEN, conmemora 50 años desde su creación como Comisión Nacional Energía Nuclear.

Cabe mencionar algunos aportes y desafíos que esta institución del Estado chileno puede exhibir. Su desarrollo ha conducido a que Chile sea un país nuclear desde el momento que construyó y opera reactores nucleares experimentales. Ha generado investigación y desarrollo en ciencias nucleares, aplicaciones de las radiaciones y tecnologías especiales, que sitúan a Chile en un plano destacable de reconocimiento nacional e internacional en ciertas áreas relevantes, tales como lo hecho en medicina humana, a través de la producción de radioisótopos y radiofármacos en apoyo a la radioterapia y medicina nuclear, o la generación de capacidades para la protección radiológica de personas y medioambiente, que la hacen referente en el país; así como la generación de información básica respecto de la minería del uranio, entre otras. Junto con esto, el apoyo brindado en esferas políticas y diplomáticas nacionales tanto en Chile como en le extranjero.

Sin entrar en detalles mayores respeto del quehacer pasado y presente de la CCHEN, cabe intentar una mirada al futuro, en función de lo que podría suceder en Chile con la actividad nuclear del país. De partida, podría ser revisar lineamientos acordes con las posibilidades de producir impactos más efectivos o amplios para el país en áreas como las antes señaladas, reforzando medios y capacidades. En especial, en el campo de la energía se abren enormes desafíos, no sólo para la CCHEN, frente a la decisión de evaluar la introducción del núcleo-electricidad en Chile. Adicionalmente, una mayor atención merece la minería del uranio, por ser un recurso energético que en Chile existe, y porque posee connotaciones de interés de país, más allá de quién sea quien le explore, cuyo fomento le corresponde a la CCHEN y, subsidiariamente, como Estado podría evaluar, justamente, las positivas implicancias de desarrollar este recurso. Y aquí, junto con otras entidades nacionales podrían acometer este desafío promisorio de futuro.

Con lo anterior, la CCHEN puede perfectamente tener proyecciones a largo plazo de muy interesantes perspectivas de contribución efectiva al desarrollo del país, conforme con su misión.

GONZALO TORRES OVIEDO
Ex Director Ejecutivo CCHEN e integrante de la Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros de Chile.