fbpx

«Desempleo, el desafío que podemos convertir en una oportunidad para acortar brechas», columna de Consuelo Fertilio para la Comisión Red de Mujeres Ingenier@s

«Desempleo, el desafío que podemos convertir en una oportunidad para acortar brechas», columna de Consuelo Fertilio para la Comisión Red de Mujeres Ingenier@s

Las brechas de género en el ámbito de empleabilidad y oportunidad laboral son inmensas, los datos así lo ratifican. Según el estudio de índice mundial de brecha de género 2020, realizado por del foro económico mundial, el cual considera 4 aspectos: educación, salud, participación laboral y participación política, se estableció que aún nos quedan 100 años para cerrar brechas de género en promedio, siendo la participación económica y laboral donde se evidenció la mayor diferencia, 257 años para que dicha brecha se cierre. Chile, en este ámbito, obtuvo el lugar 111, de 153 países, en lo que respecta a equidad laboral. Un camino que hay que apurar.

Hace pocos días conocimos un estudio donde se evidenciaba que, producto de la pandemia, la brecha había aumentado aún más, estableciendo cifras de empleo de 36,3% para mujeres y 55,2% en hombres. Este escenario evidencia que nuestro país necesita una mirada en políticas públicas claras frente a este aspecto. Es decir, necesitamos incentivos para promover el empleo, que no sean neutrales y que lleven una mirada de género incorporada. Hoy, no solo basta crear empleos, si no hay que analizar para quienes se están creando y hacia qué industrias. De las 13 industrias analizadas en el último reporte de indicadores de género en las empresas en Chile, realizado por el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, Ministerio de Hacienda y la Fundación Chile Mujeres, la participación femenina en promedio alcanza el 40.7%, y en 9 de éstas industrias la participación es de apenas el 20%. Estas cifras evidencian aún más la importancia de poner un elemento adicional a la reactivación económica y a la creación de empleos del país y ese elemento es, sin duda, promover la inserción de la mujer, que históricamente se ha visto disminuida, pero que hoy representa un llamado a la acción que no podemos desconocer.

Sin duda un tremendo desafío que podemos ver como una oportunidad para acortar las brechas que nos separan.